El uso del iPad como comunicador dinámico

Hace unos meses en el blog Ipads y autismo se publicó un artículo sobre el uso del Ipad como comunicador en el caso de un chico con parálisis cerebral.

Rosa Aparicio, autora del blog, y Carlos Mozota, autor del artículo, nos brindaron la oportunidad de compartir este mismo artículo en el blog de Inclusión digital de Espiral y nos pareció muy bena idea poder difundir la experiencia de Carlos y su alumno Héctor.

El uso del iPad como Comunicador Dinámico

Mi nombre es Carlos Mozota y soy, entre otras cosas, maestro de Pedagogía Terapéutica en el CEIP Santos Samper de Almudévar (Huesca). Trabajo desde hace años con niños que presentan unas dificultades mayores que el resto para acceder a los aprendizajes curriculares y desde el principio estuve convencido que la tecnología, y particularmente la que proviene del entorno informático, no sólo era una gran ayuda para estos chicos, sino que también era la herramienta con la que podían salvar esas dificultades y desenvolverse con mayor facilidad en la vida.

Actualmente estoy trabajando con Héctor, un niño de 10 años con una parálisis cerebral espástica que le impide realizar autónomamente la mayoría de las actividades de la vida diaria (comer, vestirse, asearse…), la deambulación y el habla. Como se puede imaginar, las necesidades que presenta este niño son enormes, pero hemos encontrado en las TIC herramientas muy valiosas para mejorar, no sólo el aprendizaje, sino la calidad de vida de Héctor.

De entre todas las necesidades que presenta Héctor, tal vez la más relevante sea la de comunicarse. No puede articular palabras y su comunicación natural se limita a gestos y sonidos que sólo reconoce su entorno más próximo. Utiliza un libro de comunicación que le permite expresar sus principales necesidades, deseos y experiencias, aunque su manejo cada vez se complica más debido al aumento en el número de pictogramas (y por tanto de páginas y de peso), y a la pérdida de habilidades motrices.

Es en este ámbito, el de la comunicación, en el que vi prioritario trabajar, y dotar de un sistema que fuera funcional, útil y práctico. Se trataba entonces de encontrar un comunicador que, de acuerdo a las necesidades de Héctor, se ajustara a las siguientes características:

  • Basado en pictogramas y con posibilidad de incorporar nuevas imágenes.
  • Dinámico, es decir, que permita abrir nuevos tableros o paneles de comunicación en función de la situación comunicativa.
  • Personalizable y con capacidad para utilizar y almacenar un número elevado de pictogramas.
  • Preferiblemente táctil, pero sin exigir demasiada fuerza o precisión, o que éstas se puedan regular.
  • Ligero y manejable, que permita su uso en diferentes contextos.
  • Económico.

El camino hasta encontrar un sistema que reuniera todas estas características fue largo, pero finalmente se encontró. Se trata de los tablets, y en concreto del iPad. El tablet nos proporciona un soporte tecnológico que se ajusta a las características del Sistema Aumentativo y Alternativo de Comunicación que necesita Héctor:

  • Es táctil, y en función del modelo, se puede utilizar tanto con los dedos como con un lápiz digital.
  • Es ligero y manejable, por lo que se puede utilizar en contextos diferentes sin necesidad de recurrir a otros soportes o sistemas. Además esto permite su generalización.
  • Es económico, encontramos modelos por 100€ (lejos de los más de 2000€ que cuesta un comunicador comercial), aunque su precio aumenta según las funciones que en él se incluyan. En el caso de los iPad, encontramos modelos desde 400€.
  • Como cualquier ordenador, es una herramienta muy útil en el entorno escolar, y que gracias a la conexión a Internet, permite acceder en el momento a cualquiera de los recursos disponibles en la Red.
  • Es totalmente personalizable. Existe un gran número de aplicaciones, muchas de ellas gratuitas, que permiten que el usuario pueda darle el uso que necesite.
  • Tiene carácter altamente motivador. Además permite la transmisión de información por vía visual y auditiva.

Héctor enseguida empezó a manejar con soltura el iPad, y a utilizar el comunicador diseñado para él con al aplicación Picaa. En poco tiempo era capaz de comunicar necesidades y deseos que antes no podía expresar por las limitaciones del libro de comunicación, de contar experiencias, e incluso de inventar historias.

Pero el iPad es para él mucho más que un comunicador:

  • Es una herramienta de aprendizaje. A través de la propia aplicación Picaa se han creado actividades que permiten trabajar contenidos curriculares utilizando el mismo entorno multimedia del comunicador. Pero además la cantidad y variedad de aplicaciones educativas disponibles abre un universo de posibilidades educativas casi infinito.
  • Es una ventana al mundo. Ahora puede asomarse, en cualquier momento, a cualquier rincón del mundo, y conocer formas de vida distintas, curiosidades sobre animales o plantas, decidir sobre lo que quiere y no quiere ver…
  • Es un instrumento lúdico. Hasta ahora Héctor estaba muy limitado en sus espacios de entretenimiento. El iPad le ha abierto un mundo de sensaciones y nuevas experiencias de diversión. Ahora es él quien decide a qué juega o cómo se divierte, durante cuánto tiempo y cómo quiere hacerlo. Esto no sólo le proporciona una mayor autonomía, sino que es una fuerte inyección en la autoestima. Para mi este es el mayor logro: haber conseguido romper esa barrera que le limitaba a divertirse con lo que otras personas consideraban que le podía resultar divertido.
  • Es fuente de nuevos intereses e inquietudes. El acceso autónomo, rápido y sencillo a estas nuevas experiencias le proporciona una serie de estímulos que le animan a seguir buscando experiencias similares que terminan en la adquisición de nuevas inquietudes, saliendo de los centros de interés habituales y que pueden llegar a convertirse en obsesivos. A Héctor le gustan los tractores, pero con el iPad ha descubierto que también le gusta el fútbol y la jota.

Las TIC proporcionan importantes posibilidades para salvar las dificultades que presentan las personas con algún trastorno o deficiencia. Su evolución es tan rápida que en poco tiempo puede dar respuesta a una situación problemática que anteriormente tenía difícil solución. Pero esta rápida evolución también exige estar atentos a los cambios que se producen y salir de las respuestas habituales para experimentar con la tecnología más reciente.

Los tablets son instrumentos muy útiles para el aprendizaje, y no cabe duda que reemplazarán a los libros en el futuro. Pero más importante que esto son las posibilidades de crecimiento personal y autónomo que pueden proporcionar a todos los niños, pero especialmente a los que presentan mayores dificultades para relacionarse con el mundo, con las personas o consigo mismos.

Carlos Mozota

3 pensamientos en “El uso del iPad como comunicador dinámico

Deja un comentario